``` `
Entre finales de 2016 y la primavera de 2017, una treintena de diplomáticos de la embajada estadounidense en La Habana sufrió pérdida auditiva, náuseas, tinnitus y hasta lesiones cerebrales por un supuesto ataque con arma sónica. Los científicos concluyen que fueron grillos. Fueron muchos meses donde un ruido misterioso y persistente parecía estar dirigido a los diplomáticos, una teoría de la conspiración que llevó a pensar en algún tipo de arma ultrasónica, ondas de sonido explosivas o microondas.
...
Facso, 2 years ago
Tipicos gringos exagerados.