``` `
Una pareja de Wyoming, EEUU, pretendía darle una lección de vida a su hijo Kendall, de 16 años. No querían que se entregara a la bebida como le ocurrió al padre biológico y ambos decidieron acompañarle a beber hasta que se cogiera una buena borrachera que le dejara un buena resaca. Según algunos testigos, y aunque no está claro cuánto bebió el adolescente, durante dos horas ingirió tequila, cerveza y whisky.
...
eballezza, 5 years ago
Bueno, si vemos el lado positivo este chaval no vuelve a beber. Lección aprendida.