La huida impune de los asesinos de Garibaldi

La huida impune de los asesinos de Garibaldi

elpais.com Después del ataque el escondite de los tres pistoleros que mataron a seis personas en el corazón de la capital, pero un mes después sigue sin haber detenidos

La noche del viernes 14 de septiembre, tres pistoleros disfrazados de mariachis tirotearon un bar en plaza Garibaldi, uno de los puntos turísticos más importantes de la capital de México, a menos de un kilómetro del Palacio de Bellas Artes, a dos del Zócalo, la catedral, el Palacio Nacional... Seis personas murieron y otras siete resultaron heridas. Los asesinos llegaron andando y salieron corriendo de la plaza. En una calle aledaña a Garibaldi, tres motoristas les esperaban para la huida. Gracias a las cámaras de vigilancia de Ciudad de México, altos mandos de la policía de la capital supieron del escondite de los asesinos pocos minutos después del ataque. Cientos de agentes vigilaban el centro de la ciudad aquella noche, víspera del día patrio en México. No hubo detenidos. Ni entonces ni ahora. A un mes del atentado, la policía no ha dado con los autores.


Comentar como: