Elogio de la simulación. Opinión de Luis González de Alba

milenio.com En los años de su esplendor sin sombra alguna, el PRI había logrado construir una ciudadanía que viera como natural que un diputado fuera rico, prepotente y empistolado. Ni siquiera trataban de disimular porque les parecía que para eso era el poder y los súbditos pensaban lo mismo, acostumbrados como estaban a la desmesura, la exhibición, la pistola en el cuadril. Eso nunca ha concluido, nomás cambió de siglas: ¿O no era Martí Batres, presidente de Morena por orden del dueño único quien vendía aquella leche Bety a los pobres, que no era leche y contenía excremento?


Comentar como:
Facso Facso el 27-11-2012 13:06 votos: 3, karma: 75 [ℹ]
Luis González de Alba, columnista de Efecto Tequila.
esparta esparta Getting high without help! el 27-11-2012 13:08 votos: 0, karma: 20
vota y cállate, que aquí no es una democracia!