El Jefe de Jefes, un “capo culto”

milenio.com El hombre calificado por las autoridades como el máximo jefe del narcotráfico en México durante la década de los 80, lee por igual a Voltaire que a Luis Spota, hizo pirograbados con la imagen de Salma Hayek en la cárcel, practica la yoga y el tao de la salud, y cuando estaba en libertad, su ciudad favorita para hacer turismo era Ginebra, Suiza.


Comentar como: