El chófer mexicano de Uber sin brazos ni piernas

internacional.elpais.com El tráfico de la Ciudad de México saca lo peor del ser humano. Los cumplidores padres de familia, endemoniados, asoman la cabeza por la ventanilla con el puño en alto. Las abuelas no ceden el paso. Los curas se saltan los semáforos. El de los tamales conduce su carrito en dirección contraria, evidentemente por el carril bici. Genios matemáticos no son capaces de comprender que no hay que obstaculizar la calle si no te da tiempo a cruzarla. Los profesores universitarios hacen el sándwich a los motoristas y huyen con la sonrisa de El Joker. En medio de este caos, hay un chófer de Uber que disfruta de verdad cada una de estas situaciones. Responde con una sonrisa de satisfacción cuando le ciegan con las luces largas y el claxon con el que pretenden turbarle le suena a Bach. “¿Vio eso? El Metrobús estuvo cerca de arrollarnos por quedarnos en medio de su carril y nos pitó bien rudo, qué desmadre. Jajaja, buenísimo”.


Comentar como:
Impulse Impulse ¿Esos son reebok o son nike? el 06-04-2016 13:21 votos: 0, karma: 20
"...su nombre es Oliver Atom" :O :O